Es importante hacernos conscientes de que cada decisión que tomamos tiene consecuencias naturales y sociales, somos responsables de cada elección que hacemos, de tal modo que podemos decir que nuestra vida es fruto de nuestras elecciones y no de las circunstancias.

Si bien es cierto que las circunstancias influyen en nuestra realidad de vida, también es importante aceptar el hecho de que lo realmente determinante es la forma en la que elegimos reaccionar a cada situación que se nos presenta.

Somos seres racionales, lo cual añade un elemento más al mero aspecto instintivo que nos caracteriza.

El hecho de ser seres racionales implica que podemos elegir la manera en que reaccionamos a las diferentes circunstancias de la vida, de ahí la afirmación de que nuestra vida es fruto de nuestras decisiones, no de las circunstancias.

La libertad más grande que tenemos es la posibilidad de elegir la respuesta que damos ante los retos que nos presenta la vida.

Pero no solamente decidimos al momento de reaccionar ante algo, la mayor parte de nuestro tiempo lo invertimos basándonos en las decisiones de hacer o de dejar de hacer algo.

Decidimos qué cosas queremos hacer en un determinado momento, o simplemente decidimos no hacer nada o elegimos descansar o dormir hasta tarde; en fin, como se lo pueden imaginar la cantidad de decisiones que tomamos cada día es innumerable.

En ocasiones podría parecernos que no decidimos tanto, que sólo nos dedicamos a seguir instrucciones o que simplemente nos dejamos llevar por nuestros instintos; pero la verdad es que incluso eso es decidir; podemos decidir seguir a otros, obedecer y dejarnos llevar por nuestras emociones; decidimos esto cada vez que no decidimos lo contrario, con lo que estaríamos llegando a otra afirmación: Cada vez que decidimos hacer algo, estamos decidiendo dejar de hacer algo.

Teniendo esto claro, vamos entonces a reflexionar acerca de las consecuencias de cada decisión tomada.

Consecuencias Naturales

Cada decisión que tomamos conlleva un beneficio o un perjuicio que nos afecta a nosotros mismos; nos hace bien o nos hace mal.

Si decido leer un libro sobre finanzas las consecuencias naturales serían que voy a adquirir un nuevo conocimiento o a desarrollar una nueva habilidad.

Consecuencias Sociales

De la misma forma, cada decisión trae consigo consecuencias sociales, es decir, nuestras elecciones tienen un impacto externo.

Por ejemplo, si se nos pide trabajar horas extra durante un fin de semana y decidimos hacerlo entonces podríamos encontrar algunas consecuencias sociales, como el hecho de que no podremos compartir con nuestra familia o amigos.

Obviamente estos conceptos son un poco más profundos, pero considero que esta breve descripción nos será útil para asimilar la importancia que tiene cada elección que hacemos.

Algo que quiero resaltar es que debemos empezar a hacernos responsables por cada cosa que hacemos; en lugar de sentirnos obligados a trabajar, estudiar o ser buenos esposos, hijos, padres, es mejor tomar la decisión de hacerlo; este tipo de mentalidad puede ayudarnos a cambiar nuestra actitud ante la vida misma.

Con esto dicho, es bueno dejar de decir: Tengo que ir a trabajar, tengo que estudiar, tengo que ir temprano a casa….

El poder de decidir puede cambiar nuestras vidas, de esta manera cada vez que invertimos horas viendo TV asumimos que es nuestra elección el no haber invertido nuestro tiempo en nuestra educación o en impulsar nuestro propio negocio o en no buscar una manera de afianzar nuestras relaciones familiares o personales; de tal modo que es nuestra decisión invertir el tiempo en una cosa o en otra.

Este artículo va a tomar mayor vigencia cuando empecemos a hablar sobre el manejo eficiente del tiempo, por lo pronto la invitación es a reflexionar sobre la libertad que tenemos de elegir.