Los tiempos han cambiado y ahora nos encontramos en un mundo mucho más competitivo; las ideas de ayer ya no aplican hoy, y las personas necesitamos desarrollar habilidades diferentes.Adaptarnos no es fácil, sobre todo porque se requiere un nivel de consciencia más elevado; anteriormente, la idea de estudiar, obtener un diploma universitario y conseguir un buen empleo ha sufrido algunas variaciones y ya no adoptada por todos.

Hubo un momento en la historia en el que todo empezó a cambiar; por mùltiples razones las oportunidades empezaron a escasear y no todos los que estudiaban y obtenían un diploma podían encontrar el trabajo estable y bien remunerado que esperaban.

Al mismo tiempo, las condiciones sociales también empezaron a cambiar, y la brecha entre quienes tenían oportunidades y quienes debían luchar por sobrevivir aumentó drásticamente.

Es importante tratar de ver esta situación desde un punto de vista objetivo, sin calificarla como “buena” o “mala”; haciendo esto, podemos hacer un análisis más a consciencia y buscar la mejor manera de afrontar estos tiempos que estamos viviendo.

Dado que el modelo cambia, entonces asumimos que el individuo debe cambiar también; ahora entendemos que el hombre tiene acceso a mucha más información, podemos comunicarnos mucho más fácil y podemos movernos a diferentes lugares en menos tiempo y a un costo cada vez más bajo.

Y esto a su vez quiere decir que podemos hacer muchas mas cosas que antes……

La norma es simple:

acceso a más información + facilidad en la comunicación + viajar largas distancias a menor costo y en un menor tiempo = podemos hacer mucho más que antes

Con este nuevo paradigma podremos entonces comprender que se deben desarrollar competencias diferentes.

Anteriormente, las personas debían ser capaces de soportar arduas jornadas de trabajo físico, porque necesitábamos producir bienes tangibles; ahora necesitamos ser capaces de administrar nuestro tiempo, dinero y talento para poder producir bienes intangibles.

Sinembargo, el hombre también se ha encargado de crearse un gran enemigo, las distracciones; cuyo efecto inmediato es la pérdida deliberada de tiempo.

No estoy diciendo que el ser humano pierda tiempo porque no se dedica 10 horas al día a producir resultados, sino a que el hombre desperdicia su principal activo en “hacerse daño a sí mismo”; este es un tema al que debemos dedicarle algunos escritos más, pero es importante por lo menos dejar la idea sobre la mesa.

Hay muchas formas de perder el tiempo, y cada una de ellas es nociva; no existe una forma de perder el tiempo que no afecte negativamente al hombre en todas sus dimensiones; y lo más grave del asunto es que no sabemos diferenciar entre “descansar” y “perder el tiepo”.

El descanso es necesario, porque restituye nuestras fuerzas; el perder el tiempo es dañino porque hace un mal uso de ellas.

Ahora bien, ¿cómo sé si pasar un rato viendo una película es perder el tiempo?, o ¿cómo puedo saber si salir con mis amigos es esparcimiento?

Son solo dos preguntas de las muchas que nos podemos hacer, y podríamos desenfocarnos si no las respondemos adecuadamente; por lo pronto quiero dejar sobre la mesa el concepto que nos permitirá dar respuesta a estas preguntas….

PLANEACIÖN…..

Planear es el gran hábito que toda persona debería empezar a practicar, no se requiere tener ningún conocimiento especial, tampoco se necesita pertenecer a cierta cultura o practicar alguna religión, no es necesario tener una edad específica……. La planeación es un hábito que requiere principalmente tener “sentido común”.

Obviamente esta respuesta es muy general, así que la primera invitación que quiero hacer a los lectores es abrir sus mentes, e iniciar considerando el hecho de que debemos empezar a planear, preparar y evaluar todos los aspectos de nuestra vida; se nos ha dado el gran don de poder elegir, y sobre todo, de poder elegir la forma en la que reaccionamos a las diferentes circunstancias de la vida, y para poder elegir debemos sentirnos “responsables de nuestras propias vidas”, por lo tanto, la habilidad y el hábito de planear debe empezarse a trabajar si realmente deseamos hacer cambios y alcanzar metas.

En próximos artículos iremos añadiendo más conceptos que le van dando forma a este concepto tan indispensable para el hombre de hoy.